El llanto de tu bebé

Desde el primer momento en que conozcas a tu bebé, debes estar tranquila y saber que tu bebé llorará mucho, si no lo hace tanto como pensabas serás afortunada, pero si piensas que no llorará y lo hace, es posible que te sientas desorientada y abrumada.

Los primeros tres o cuatro meses la reacción al llanto del bebé debe ser respondida sin falta, además de que debes prestar atención las 24 horas a su respiración.

Pasados estos tres meses críticos podemos establecer que hay tres estados en los que puede encontrarse tu bebé: dormido, despierto y callado y despierto y llorando. Cuando llora puede hacerlo por varias razones. Las causas más probables son cansancio, hambre, tristeza y malestar: puede que tenga demasiado calor o demasiado frío, está en una postura incómoda o necesita que le cambien.

Debemos aceptar que a veces un bebé llora sin motivo evidente y este tipo de llanto es muy perturbador para los padres y será posiblemente una toda una elección reaccionar a este tipo de llanto.

Al responder al llanto, primero debemos verificar según las recomendaciones de tu pediatra todas las posibilidades y reaccionar a ellas: hambre, frío o calor, pañal, sueño, cólico y por supuesto verificar la salud de nuestro bebé, su temperatura y cuando el pediatra indique que está bien de salud y que se trata de llanto sin motivo entonces la decisión de cómo reaccionar la tomarás tú.

¿Cómo responder al llanto sin motivo evidente?

Hay varios métodos, que compartiremos en otros post, sin embargo, se pueden resumir, un tanto, en dos maneras muy distintas de reaccionar al llanto.

Uno es dejar que el bebé llore un poco, ayudarle sólo a calmarlo sin estimularle demasiado, hay controversia en el hecho de dejar que el niño llore sea bueno o malo o bien reaccionar levantando al bebé ante cada llanto.

Según la Dra. Stoppard existen investigaciones con recién nacidos y encuentran que si los padres tardan en responder a su llanto el bebé llora más y no menos.

A menudo la gente confunde malcriar con amar a una criatura. En opinión de la Dra. Stoppard no es posible “malcriar” lo suficiente a un bebé. Una criatura de seis meses de edad a la que se levanta en brazos, se la atiende, se la acuna y se le habla con suavidad y amor no está aprendiendo a llamar la atención: está aprendiendo lo que es el amor y lo que es crear relaciones humanas y esa es una de las lecciones más importantes que un niño aprenderá en lo que se refiere a su futuro desarrollo emocional y psicológico. Lo que podemos llamar malcrianza es al mismo tiempo una respuesta natural de una madre a un niño perturbado y la necesidad natural del bebé.

Por otro lado, existe un método llamado Ferber o Estilvill, en el que, entre otras cosas y con determinadas precauciones, los papás dejan llorar un poco al bebé mayor de 7 meses, hay estudios que intentan verificar si existe algún efecto secundario ante este método y lo que han encontrado es que no hay ningún riesgo, en un seguimiento de 5 años no hubo ningún tipo de efecto secundario. Y lo que sí se evidenció fue una reducción de depresión post-parto en la madre y que los padres se sentían en mejores condiciones para cuidar a sus bebés.

Algunos pediatras recomiendan el método Estilvill cuando reportan efectos en los padres, también en gemelos donde es primordial que los padres estén al 100% y mantengan su salud física y mental para cuidar a sus bebés.

Muchos padres dicen haber usado el método Estilvill exitosamente y tener niños felices, otros han levantado a su bebé cada vez que este llora, ambas posturas son válidas y valiosas, no se trata de juzgar a nadie, la mejor decisión será la que tomes tú.

De nuestra parte, la cuna colgante de BabyCocoon permite a los padres que eligen cualquiera de los dos métodos relajar a sus bebés y disminuir el tiempo de llanto.

La oscilación hacia todas direcciones y distinta fuerza estimula el sistema vestibular, relacionado, entre otras cosas con la relajación, y en entre otros beneficios, ayuda a aumentar el tiempo de sueño que tu bebé, completando el que necesita para desarrollarse correctamente.

Es una forma suave de reaccionar ante el llanto del bebé, si meces a tu bebé mirándolo, hablándole, cantándole le ayudas a tranquilizarse o tranquilizarse y dormir, además es una forma de reaccionar ante el llanto muy efectiva, tanto que se ha usado por miles de bebés desde hace muchos años en todo tipo de culturas.

Si decides usar el método Estilvill, también BabyCocoon es una opción ya que el mecer a tu bebé (sin que el bebé te vea) es una manera de ayudarlo a tranquilizarse sin intervenir demasiado, ayudándole a relajarse.

La decisión será tuya, BabyCocoon es tu mejor aliado.

 

Fuente:

Dra. Miriam Stoppard, (1996). “El cuidado del bebé y del niño”. Co-ed: Vergara & Dorling Kindersley LTD. UK.

Price A., et al., (2012)”Five year follow-up of harms and benefits of Behavioral Infant Sleep Intervention: Randomized Trial. En: Pediatrics. Num 130. Pp. 643-652.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *